abril 18, 2020

Coronavirus, el aliado que un gordo necesita

Por paragordos

¿Quién dice que las personas de “huesos anchos” sufren en estos tiempos por culpa del coronavirus? Al contrario, es el aliado que un gordo necesita en esta cuarentena. Sufrí cuando me enteré que mis restaurantes favoritos iban a cerrar por culpa del COVID-19 (coronavirus) de forma temporal. No me culpen por mi sentimentalismo, por querer más el pollo a la brasa que a mi propia ex-novia (me corto unas horas antes de que dictaran toque de queda). Una vez que me recuperé del shock, decidí volver a esta enfermedad en el aliado que un gordo necesita para poder sobrevivir.

Voy al supermercado; si es que el peso no me traiciona; compro lo que me gusta, lo cocino y me lo como. Porque ser gordo dejó de ser un problema hace mucho, para volverse un hábito. Cada quien es responsable de lo que come, ya luego el baño pagará la factura.

Diría que gracias al COVID-19 (coronavirus), mi vida tomó un giro inesperado. Sabía que tendría más tiempo para mí, pude realizar aquellas actividades que realmente me hacían feliz. En pocas palabras el virus se convirtió en el aliado que un gordo necesita.

Intenté ejercitarme, de verás que lo intente, pero tuve un inconveniente. No fue el hambre lo que me traicionó, fue el hecho de que estaba solo en casa y nadie me escuchaba cuando pedía auxilio, ya que me había dado un calambre del demonio. Pensé que iba a morir, lo único que me mantuvo tranquilo fue el recordar que aún no había almorzado. Una vez que me dio hambre, pude levantarme. Me di cuenta que no debo cambiar, el invierno se acerca y necesito de todo mi peso para sobrevivir. Aparte de que estoy soltero y me voy a poner de moda entre las mujeres ¿Qué mujer no quiere abrazar un gordo en pleno frío? Así que decidí mantenerme en forma por ellas… es por eso que reconozco al COVID-19 (coronavirus) como el aliado que un gordo necesita.  Así que ya lo saben, más jodido es el gordoque muere estando en cuarentena por no saber cocinar, que el que si sabe, pero aun así no se llena.